Las aleaciones de titanio en medicina II

Hueso y reemplazo de articulaciones

Alrededor de un millón de pacientes en todo el mundo reciben tratamiento para el reemplazo total de cadera y rodilla por artritis. Las prótesis vienen en muchas formas y tamaños. Las articulaciones de la cadera normalmente tienen un vástago femoral metálico y la cabeza que se localiza en una toma de polietileno de baja fricción con alto peso molecular y pueden fijarse en su posición con cemento óseo de metacrilato de metilo. Algunos diseños, incluyendo las articulaciones no cementadas, utilizan superficies rugosas con bioactivos (incluyendo hidroxiapatita) para estimular la osteointegración y por lo tanto aumentar la vida útil del implante para los receptores jóvenes. La fijación del hueso a la fractura interna y externa proporciona una de las aplicaciones más importantes del titanio, la fabricación de dispositivos de fusión vertebral, pins, placas de hueso, tornillos, clavos intramedulares, y fijadores externos.

Implantes dentales

Un cambio importante en la práctica dental restaurativa en todo el mundo ha sido posible mediante el uso de los implantes de titanio. Una raiz de titanio se introduce en el hueso de la mandíbula y se da posteriormente el tiempo necesario para la osteointegración. La superestructura del diente es entonces construida sobre el implante para crear un sustituto eficaz al diente original.

Los tratamientos maxilofaciales y craneofaciales

Mediante la cirugía para reparar el daño facial usando el propio tejido de los pacientes, no siempre puede obtener los resultados deseados. Partes artificiales pueden ser necesarias para restaurar la capacidad de hablar o comer, así como para la apariencia estética reemplazando los rasgos faciales perdidos como consecuencia de daño o enfermedad. los implantes de titanio osteointegrados que cumplen todos los requisitos de biocompatibilidad y resistencia han posibilitado avances sin precedentes en la cirugía, para el éxito del tratamiento de los pacientes con grandes defectos y condiciones hasta ahora muy problemáticas.

Dispositivos cardiovasculares

El titanio se utiliza regularmente para fabricar marcapasos y desfibriladores, para la estructura de soporte de válvulas cardíacas de reemplazo, y para los stents intra-vasculares.

Las prótesis externas

El titanio es adecuado para fijaciones y dispositivos externos, tanto temporales como de largo plazo, así como para prótesis, ya que utilizan el titanio por su ligereza, dureza y resistencia a la corrosión.

Instrumentos quirúrgicos

Una amplia gama de instrumentos quirúrgicos se realizan en titanio. La ligereza del metal es una ayuda positiva para reducir cualquier fatiga del cirujano. Los instrumentos frecuentemente son anodizados para proporcionar una superficie no reflectante, esencial en las operaciones de microcirugía, por ejemplo, en la cirugía ocular. Los instrumentos de titanio soportan la repetición del proceso de esterilización sin comprometer a la calidad de la superficie o borde, o a la resistencia a la corrosión. El titanio es no magnético, y por lo tanto no existe una amenaza de daño a los delicados dispositivos electrónicos implantados.